Shivanne merece vivir una cuarentena digna

Shivanne Gelin tiene 28 años y viene de Haití. Llegó sola a Chile en julio de 2016 y trabaja como asesora del hogar en Lo Barnechea, Santiago. Pero su empleo está en suspenso por el Covid-19. Asegura que dejó su tierra natal porque allá las cosas estaban mal. Su propósito es tener una mejor vida y ayudar a sus hermanos y padres enviándoles dinero para subsistir.

La joven conoció a Incami por un vecino y siente que en la institución siempre apoyan a los migrantes. Una calidez que contrasta con situaciones de discriminación que le ha tocado vivir en la calle. “Algunas personas son muy racistas, cuando una sube a la micro y se sienta al lado, ellos cambian a otro asiento”.

Hoy esta migrante haitiana comparte un hogar con su pareja y su hermana en la comuna de La Reina. Todos los días salían a trabajar pero con la emergencia sanitaria sus fuentes laborales se detuvieron. Tras cuatro años en Chile aún está a la espera de la visa definitiva.

Colabora compartiendo en tus redes sociales