Familia pernoctó frente al consulado de Bolivia con un bebé y un niño de 4 años: “Dormíamos sentados abrazándonos por el frío”

Sonia Yucra y Ángel Muñoz llegaron a Chile para trabajar de temporeros. Pero él enfermó de parálisis facial y con la pandemia quedaron varados. Su segundo hijo nació cuando no tenían ni siquiera un techo para dormir.

Sonia Yucra llegó embarazada a Chile para la temporada de cosechas a la que miles de bolivianos vienen a trabajar durante el verano. Viajó 2.317 kilómetros por tierra desde Sucre, Bolivia, hasta Santiago junto a su marido Ángel Muñoz y su primogénito de 4 años.

Pero Ángel se enfermó de parálisis facial y no pudo trabajar. Con la pandemia quedaron varados y Sonia tuvo que dar a luz en Chile a su segundo hijo. Fue en esas condiciones que decidieron ir hasta el consulado boliviano para pedir ayuda, tal como lo hacían cientos de su compatriotas.

Fue muy difícil estar en la calle con dos guaguas, dormíamos sentados abrazándonos por el frío. Pronto vinieron hermanos chilenos y aprovechamos de pedir ayuda, nos dieron comida y ahora estamos acá haciendo la cuarentena para irnos a Bolivia”, cuenta Sonia quien lleva una semana la Escuela República del Paraguay, en la comuna de Recoleta.

Ella y su familia llegaron el 2 de junio a este lugar, luego que 800 bolivianos que permanecían frente al Consulado de Bolivia fueran trasladados a colegios, gracias a las acciones coordinadas por el Instituto Católico Chileno de Migración, INCAMI. Cabe señalar que Bolivia exige a sus compatriotas hacer una cuarentena de 14 días antes de retornar al país.

Para Ángel Muñoz ver a su familia en esta situación es doloroso. Con los días, dice, ha podido estar algo más alegre ante su complejo panorama. “Hemos venido a Chile trabajar, buscando la vida, pero yo me enfermé y mi esposa tuvo a nuestro hijito. Hemos pasado mucho frío y hambre”, señala con tristeza.

En tanto, Sonia agrega algo que muchos de sus compatriotas repiten: “nos sentimos dejados de lado por el consulado boliviano. No nos está ayudando en nada. Ahorita yo estoy dando pecho a mi hijo y no me estoy alimentando bien. Casi no hay leche. Estamos sufriendo”.

Sonia y Ángel, junto a sus 2 hijos, esperan que los días pasen rápido. “Queremos ir a Bolivia para poder estar un poco mejor allá, aunque todos sabemos que las cosas tampoco están nada bien en nuestro país”.

Diferentes autoridades y el INCAMI han llamado a los consulados a proteger los derechos humanos. La institución ha apoyado a diversos migrantes y a más de 2 mil bolivianos. Puedes ayudar a INCAMI para resguardar a las familias migrantes en www.nomasdistanciamiento.cl o en www.incami.cl